El riesgo de liquidez ha vuelto a protagonizar los titulares recientemente tras el hundimiento de varios fondos muy destacados. Se ha abierto la veda para encontrar maneras de gestionar el riesgo de liquidez y proteger las carteras frente a nuevos reveses —aunque no todos los inversores estarán a la altura de esta misión—.

Los problemas de liquidez se han venido gestando desde la crisis financiera global, dado que un endurecimiento de la regulación ha obligado a los bancos a reforzar sus balances y recortar su exposición a negocios como la creación de mercados para el segmento de los valores. ¿El resultado? Las actividades de negociación principales de los bancos ya no proporcionan abundante liquidez a los mercados, por lo que el riesgo de liquidez se ha transferido de los bancos a los valores —y a los titulares de bonos—. Creemos que los inversores tienen que responder asegurándose de utilizar una gobernanza rigurosa, una tecnología de vanguardia y una construcción de carteras sensible al riesgo.

Número 1: Marco de gobernanza rigurosa

La primera salvaguarda frente al riesgo es una mejor gobernanza. Para el riesgo de liquidez, esto significa que los gestores de cartera deben controlar constantemente los precios de los valores y las asignaciones a diferentes tipos de valores. Los precios que no concuerdan con los de valores comparables, o precios «anticuados» que se mantienen estáticos durante periodos prolongados, pueden ser signos indicativos de riesgos, incluyendo el riesgo de liquidez.

La aplicación diaria de un proceso de gobernanza efectivo debería incluir comprobaciones internas de las discrepancias de precios y revisiones de los informes de excepciones. Con una menor frecuencia (digamos, cada cinco días), esas revisiones de precios se deberían contrastar con vendedores externos. Y con una periodicidad mensual, el equipo de gobernanza debería analizar y debatir los datos de precios y liquidez con el equipo de gestión de carteras. Dentro de estas revisiones, la liquidez de la cartera se debería someter a pruebas de estrés utilizando diferentes escenarios.

Las revisiones de liquidez son sumamente efectivas cuando se observan a través de diferentes prismas —por ejemplo, la comparación de evaluaciones internas con las de especialistas terceros que disponen de metodologías propias—. Estas comparaciones ofrecen una evaluación objetiva adicional del perfil de liquidez de los activos de renta fija de una cartera.

orange border on toplos gestores de bonos ambiciosos ya han transformado el análisis y la negociaciónorange border on bottom

Número 2: Innovación tecnológica

Los gestores de bonos ambiciosos ya han transformado el análisis y la negociación, cambiando los enfoques altamente manuales por procesos automáticos digitalizados. Ahora se puede acceder a las conclusiones de los análisis y filtrarlos de forma automática, y las órdenes de compra o venta que requerirían varias horas de preparación se pueden compilar utilizando asistentes digitales —chatbots basados en algoritmos informáticos—. En los mercados de bonos ágiles que están fragmentados en múltiples pequeños charcos de liquidez, este salto tecnológico ya está generando una ventaja significativa. Esta ventaja adquirirá una importancia aún mayor en caso de que la liquidez se vea sometida a nuevas presiones.

Número 3: Construcción de carteras

En los mercados actuales, evitar los riesgos de concentración que pueden dar lugar a trampas de liquidez resulta fundamental. En las partes menos líquidas de los mercados de bonos, los costes de negociación pueden ser elevados y pueden incrementarse de forma significativa en el caso de las grandes operaciones. Al mantener una cartera de valores más ampliamente diversificada, los inversores pueden negociar de forma más flexible y económica. Un proceso de construcción de carteras sensible al riesgo debería incluir un enfoque riguroso de control de costes y riesgos, minimizando las exposiciones individuales y diversificando entre múltiples emisores. Unos buenos sistemas de control de la gestión deberían ofrecer acceso a esta información con solo un vistazo (Figura).

Las técnicas de construcción de carteras sofisticadas tratan de reducir tanto el riesgo como los costes. Por ejemplo:

  • la negociación de derivados como swaps de riesgo de crédito (CDS) puede resultar un enfoque más barato y más líquido para implementar una idea de inversión que la negociación del valor subyacente.
  • Los bonos con unas TIR atractivas a simple vista pueden ser menos líquidos. Es importante valorar si el rendimiento de un valor determinado compensa convenientemente el riesgo de liquidez.
  • La diversificación puede ayudar a conseguir los objetivos de riesgo y rentabilidad generales de una cartera, por ejemplo manteniendo posiciones en efectivo y/o bonos de deuda pública altamente líquidos para disponer de una mayor flexibilidad.

Los inversores con apetitos por el riesgo limitados pueden beneficiarse de enfoques de gestión de carteras sensibles al riesgo y con una gestión dinámica. Por ejemplo, las estrategias que combinan la estabilidad de los bonos de deuda pública con las propiedades generadoras de rentabilidad del crédito corporativo pueden capturar rendimientos atractivos, al tiempo que limitan los riesgos de liquidez. Compensar las exposiciones a diferentes economías e industrias con diversas características de riesgo y liquidez ayuda a crear un perfil de riesgo y remuneración más eficiente. Y a pesar de que los bonos de deuda pública pueden ofrecer bajas rentas, pueden mejorar la liquidez de la estrategia en general.

Por el contrario, creemos que los inversores conscientes del riesgo deberían aplicar un enfoque prudente a los ETF de bonos. De hecho, la Autoridad de Conducta Financiera británica ha anunciado recientemente una investigación sobre la resiliencia de los ETF y su capacidad para ofrecer el nivel de liquidez esperado en tiempos de tensión en los mercados —tras las declaraciones de AB y otras importantes gestoras de activos—.

Los mercados de bonos son demasiado grandes y diversos como para replicarlos con precisión. Por tanto, los ETF utilizan típicamente metodologías de muestreo para crear una exposición representativa a sus mercados subyacentes seleccionados. Esto puede hacer que resulten vulnerables en caso de que los grandes reembolsos disparen las órdenes de venta cuando no haya liquidez —en particular en mercados de alto riesgo como la deuda high yield o la deuda corporativa de mercados emergentes—. Un reajuste frecuente también puede afectar a la rentabilidad de los ETF, en particular durante periodos en los que los costes de negociación son elevados.

El camino a seguir

Aplicar y perfeccionar los tres enfoques anteriormente descritos requiere tiempo, dinero y abundantes recursos. No todos los gestores de activos están a la altura de esta misión. Creemos que los inversores se deberían tomar el riesgo de liquidez muy en serio y asegurarse de disponer de todos los recursos necesarios para gestionarlo.

Markus Peters es Estratega Senior de Inversiones—Renta fija en AllianceBernstein

Flavio Carpenzano es Estratega Senior de Inversiones—Renta fija en AllianceBernstein

Las opiniones expresadas en el presente no constituyen análisis, asesoramientos de inversión ni recomendaciones de compraventa, no representan necesariamente las opiniones de todos los equipos de gestión de carteras de AB y pueden ser revisadas periódicamente. AllianceBernstein Limited está autorizada y regulada en el Reino Unido por la Autoridad de Conducta Financiera (FCA).

Clients Only

The content you have selected is for clients only. If you are a client, please continue to log in. You will then be able to open and read this content.